jueves, 4 de febrero de 2016

café parece reducir el riesgo de sufrir cirrosis hepática

café parece reducir el riesgo de sufrir cirrosis hepática

Un análisis de resultados de investigaciones indica que el consumo regular de café está relacionado con un menor riesgo de padecer cirrosis hepática.

La revisión la han realizado O. J. Kennedy, P. Roderick, R. Buchanan y J. Parkes, de la Universidad de Southampton en el Reino Unido, junto con J. A. Fallowfield y P. C. Hayes, de la Universidad de Edimburgo en Escocia, Reino Unido.

En pacientes con cirrosis, el hígado se ve a menudo dañado como resultado de los efectos persistentes de toxinas como las contenidas en las bebidas alcohólicas, y de virus como el de la hepatitis C. Puede ser mortal porque incrementa el riesgo de un fallo hepático y de cáncer.

El nuevo análisis de resultados de investigaciones ha permitido encontrar que dos tazas extra de café al día podrían reducir el riesgo de cirrosis en un 44 por ciento, y dividir casi por la mitad el riesgo de morir por esta enfermedad.

En definitiva, el café pareció proteger contra la cirrosis a los sujetos de estudio, tal como señala Kennedy, quien destaca también que este podría ser asimismo un importante hallazgo para pacientes en riesgo de cirrosis, ya que podría ayudarles a mejorar sus perspectivas de salud.

[Img #33674]
Una taza de café. (Foto: Amazings / NCYT / JMC)


Sin embargo, como en muchos otros casos, hay que investigar más antes de poder hacer aseveraciones sin ninguna sombra de duda. Será necesario llevar a cabo ahora ensayos clínicos robustos para investigar los amplios beneficios y peligros potenciales del café de manera que los médicos puedan efectuar recomendaciones concretas a los pacientes.

FUENTE:BBC

martes, 2 de febrero de 2016

Marihuana contra la obesidad, un tratamiento polémico

Marihuana contra la obesidad, un tratamiento polémico

  • Por: Luz Carmen Meraz |
  • Fuente: Agencias|
  • 2014-01-22 11:30

    • TEXTO



  • Marihuana contra la obesidad, un tratamiento polémico
    Foto: Thinkstock/GettyImages

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año fallecen 2.8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso y la obesidad, lo que constituye el quinto factor de riesgo de defunción en el mundo.  Por si fuera poco, los kilos extras son responsables del 44% por de la carga de diabetes, el 23% de las cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% de los cánceres.


Sin embargo, un descubrimiento reciente podría ser la clave contra este grave problema que afecta a millones de personas en el mundo. Y es que, la producción de 
grelina en el estómago, conocida también como la hormona del hambre, podría ser tratada con un derivado de la cannabis, conocida popularmente como marihuana.
¿Por qué se produce el sobrepeso?

El exceso de kilos se adquiere por una falta de balance energético, si consumimos más calorías de las que gastamos en nuestras actividades cotidianas, lógicamente, aumentamos de peso. En las últimas décadas, en el mundo se ha producido un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos, es decir, ricos en grasa, sal, azúcares, pero pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes. Del mismo modo ha bajado el nivel de actividad física como resultado de una vida cada vez más sedentaria y la creciente urbanización.
La importancia de la grelina

En un reportaje para la agencia de noticias EFE, Elvira Morgado Viveros y Mario Salvador Caba, de la Universidad Veracruzana (UV), aseguraron que la ingesta de alimentos está regulada por un sistema complejo que influye tanto factores centrales como periféricos.  En ese sentido, la grelina adquiere un papel primordial, ya que se incrementa antes de la hora de la comida y decrece después de la ingesta de alimentos.
Este mecanismo se realiza en el estómago, donde se regula la producción de la hormona, y es más evidente su incremento en personas con horarios regulares de comida.

Tratamiento con marihuana
De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de a Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), en España, algunos compuestos derivados de la cannabinoides, concretamente el Rimonabant, bloquea los receptores cannabinoides CB1 en el estómago, lo que es interpretado por las células gástricas como una señal de saciedad. Esta señal llega al cerebro y este responde disminuyendo la ingesta de alimentos.
El sistema endocanabinnoide actúa en el organismo a través de receptores específicos, se trata de un mecanismo de comunicación intercelular que se activa a través de moléculas endógenas, las cuales regulan numerosas regiones del sistema nervioso central.
"Químicamente hablando, la marihuana es la única especie del reino vegetal que produce cannabinoides, una familia de moléculas que también son generadas por el cuerpo humano y que actúan sobre el cerebro, aumentando o disminuyendo la actividad de las células que registran el dolor, las que mueven los músculos o las que producen el apetito, entre otras", comenta Guzmán a EFE.
Efectos secundarios
El Rimonabant fue comercializado en 2006 como terapia contra el sobrepeso extremo pero se retiró en 2008 porque algunos pacientes presentaban episodios de depresión asociados a su uso. Con el trabajo de los médicos españoles se propone el desarrollo de medicamentos con acción exclusiva en el estómago a fin de evitar efectos en el sistema nervioso central.
Más allá de la obesidad
Según los científicos ibéricos, su hallazgo va más allá de la regulación del peso corporal, pues uno de los componentes del mecanismo gástrico descubierto, en concreto la vía intercelular de mTOR/S6k1, está directamente involucrado con ciertos tipos de cáncer.  El siguiente paso de la investigación es monitoreo de este novedoso sistema regulador en casos de obesidad. Ojalá funcione

domingo, 17 de enero de 2016

similitudes entre anorexia y obesidad

Científicos descubren similitudes entre anorexia y obesidad

De acuerdo al estudio, las personas que se encuentran en situaciones extremas de peso llevaría a cabo un mismo patrón, lo que provocaría el desarrollo y mantenimiento de los trastornos.


Investigadores españoles han demostrado que grupos en condiciones extremas de peso, como anorexia nerviosa y obesidad, pueden compartirfactores de riesgo biológico y fenotipos neurocognitivos.
El estudio, llevado a cabo por científicos del Instituto de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), del Instituto de Investigación de Bellvitge y de la Universidad de Barcelona, ha sido publicado en larevista PLoS ONE.
La identificación de las características fenotípicas comunes de trastornos alimentarios y la obesidad con episodios recurrentes, como comer alimentos muy apetecibles en exceso, relacionados con emociones negativas y/o restricción dietética, ha llevado a modelar estas condiciones como consecuencia de una adicción a estos alimentos, ha informado el CIBERobn en un comunicado.
Entre los factores que anoréxicos y obesos pueden compartir estaría la disfunción ejecutiva, caracterizada fundamentalmente por alteraciones en la capacidad de tomar decisiones, inhibir respuestas no adecuadas y mostrar flexibilidad cognitiva.
Los estudios de neuroimagen indican que las alteraciones en los circuitos de la dopamina están implicadas en algunos comportamientos alimentarios y en el abuso de drogas.
Según la investigación, realizada en mujeres de entre 18 y 60 años, los sujetos en situaciones extremas de peso muestran un patrón ejecutivo similar, lo que podría estar jugando un papel en el desarrollo y mantenimiento de esos trastornos.
Las deficiencias en la toma de decisiones, la inhibición de respuesta y la flexibilidad cognitiva de anoréxicos y obesos remarca la importancia de un adecuado funcionamiento ejecutivo para el control satisfactorio de la conducta alimentaria, señala el estudio.
Los resultados mostraron un patrón similar en los dominios evaluados por las tareas neuropsicológicas y las diferencias más marcadas se hallaron en la flexibilidad cognitiva y la toma de decisiones, en las que tanto las pacientes con anorexia como las que tenían obesidad presentaron importantes dificultades.
Los resultados, según el estudio, apoyan la hipótesis de que la capacidad de toma de decisiones se ve afectada en estas personas.
El rendimiento de los sujetos obesos en estas áreas podría estar asociado a unelevado nivel de impulsividad y se ha demostrado que las personas impulsivas muestran limitaciones en el aprendizaje de las asociaciones adecuadas entre recompensa y castigo.
En consecuencia, los obesos tienen una capacidad reducida para retrasar la gratificación, mostrando una impulsividad caracterizada por comer en exceso y aumentar de peso.
Por su parte, el comportamiento de las personas con anorexia nerviosa es rígido y obsesivo, con una elevada resistencia a los cambios, con contraste con los obesos.
fuente: LA TERERA

jueves, 12 de noviembre de 2015

Espalda y Sobrepeso

El Sobrepeso, el Enemigo de la Espalda Sana


El sobrepeso y la obesidad son factores que aumentan considerablemente el riesgo de padecer dolor de espalda.

De hecho, en muchos casos, y sin que seamos conscientes de ello, nuestro dolor de espalda se encuentra directamente relacionado con esos kilos de más.

La buena noticia es que con tan sólo controlar mejor nuestro peso ganaremos mucho en prevención del dolor de espalda y en calidad de vida en general.

Los Riesgos de la Vida Moderna
Nuestro estilo de vida contemporáneo puede traer consigo una serie de perjuicios para nuestra salud, si no tomamos los cuidados necesarios.

El estrés, la mala alimentación, el sedentarismo, y la falta de ejercicio son factores que deterioran nuestra salud y que fácilmente pueden conducirnos al sobrepeso. 
 
Nuestra espalda es la primera en sufrir las consecuencias. Además, se sabe que las personas con sobrepeso a menudo tienen no sólo un mayor riesgo de sufrir dolor de espalda, sino también de dolor en las articulaciones y de mayor tensión muscular. 


Sobrepeso, un Factor de Riesgo para el Dolor de Espalda
 
Cuando subimos de peso los músculos de nuestra espalda deben realizar un esfuerzo adicional para sostener y mover nuestro cuerpo cuerpo. Este sobre-esfuerzo, implica un mayor riesgo de sufrir lesiones y dolor de espalda. 
 
El exceso de peso puede causar: 
 
• Aumento de la curvatura o una curvatura anormal en la zona baja de la espalda (lordosis)
 
• Pérdida de apoyo y de desarrollo de la columna vertebral
 
• Dolor de huesos y músculos
 
• Ciática
 
• Hernias de discos lumbares
 
• Y, lo que es más peligroso, la cronificación de éstos dolores y/o molestias
 
La buena noticia es que con tan solo seguir unos sencillos consejos, podemos prevenir estos riesgos.
Prevención del Dolor de Espalda
 
El primer objetivo que se debe plantear quien tenga sobrepeso es, lógicamente, bajar de peso. Cada kilo de más añade tensión a los músculos de la espalda, por lo que cada kilo que quitemos es un gran avance. 
 
Pero atención. Existen dos formas de bajar de peso: la buena y la mala. La mala es a través de dietas agresivas y de "campañas relámpago". En estos casos, los estudios demuestran que en el corto plazo se termina por recuperar el peso perdido e incluso ganar aun más kilos!!!
 
Lo ideal para la espalda y la salud en general es reducir el peso de forma gradual. Una combinación de buena alimentación y actividad física nos ayudará a reducir nuestro peso y mantenernos saludables. 

Algunas actividades físicas recomendadas, sobre todo porque contribuyen a desarrollar la musculatura de la espalda y la zona abdominal son la
 natación,  el pilates o el yoga. 


miércoles, 14 de octubre de 2015

¿Cuánto hay que reducir el consumo de sal?

ir
SalImage copyrightThinkstock
Image caption¿Hay que reducir el consumo de sal de forma generalizada?
Una de las recomendaciones de salud más comunes es que debemos reducir el consumo de sal para evitar tener una elevada presión sanguínea y problemas de corazón.
La mayoría de nosotros consumimos unos nueve gramos de sal al día, pero el consejo actual de las autoridades en países como Reino Unido es que deberíamos reducirlo a seis, lo que equivale a una cucharada o a la cantidad que contiene un bocadillo de tocino.
La primera vez que la sal recibió las culpas de la hipertensión fue en 1960, en una publicación que ha sido desde entonces fuertemente criticada.
En la década de 1980, un enorme estudio internacional llamado INTERSALT se puso en marcha para examinar la cuestión y llegar a una conclusión de una vez por todas.
Sus resultados, publicados en 1988 en una prestigiosa revista científica, también causaron controversia.
Entonces, ¿qué consistencia tiene la evidencia científica que recomienda reducir nuestro consumo de sal?
Esto son los argumentos de dos importantes expertos entrevistados por la BBC que difieren en aspectos importantes de esta cuestión.

"La sal es tóxica"

Graham MacGregor es profesor de medicina cardiovascular del Instituto Walsom, en Reino Unido.
Presión sanguíneaImage copyrightThinkstock
Image captionLa elevada presión sanguínea es una de las principales causas de muerte en todo el mundo.
"Idealmente, nos gustaría que el consumo de sal se situara en los tres gramos al día por persona, pero todavía estamos muy lejos de esto.
Cuando empezamos el programa de reducción del consumo de sal en Reino Unido hace ocho años, el consumo estaba en 9,9 gramos por persona mientras que ahora está en 8,1 gramos. Esto es una reducción del 15% y queremos en el corto plazo ponerla en seis gramos.
Un consumo demasiado elevado de sal causa un aumento de la tensión sanguínea, provoca cáncer de estómago y está asociado también con la osteoporosis. Pero la principal consecuencia es la que afecta a la presión sanguínea.
La elevada presión sanguínea es, de lejos, la mayor causa de muerte en el mundo: causa el 60% de los infartos y el 50% de las enfermedades del corazón.
No hay ninguna duda sobre la correlación entre la sal y la presión arterial.Tenemos evidencia en todos los sentidos: epidemiológica, estudios con intervenciones, estudios en animales.
SaltImage copyrightThinkstock
Image captionHace años que las autoridades sanitarias de muchos países aconsejan reducir el consumo de sal.
También contamos con la experiencia de Finlandia y Reino Unido, donde la reducción en el consumo de sal en la población ha provocado una reducción en la presión arterial general, y esto es con casi total seguridad la razón por la que han descendido las muertes por infarto y por ataques al corazón.
El problema es que no podemos demostrar el vínculo completamente. Pero podemos ver si es más probable, y en este caso, es mucho más probable.
Sobre los estudios que dicen que un bajo consumo de sal también es malo, como el del profesor Hugh Tunstall-Pedoe (entrevistado abajo), tienen problemas de medición.
Otro problema es el que se conoce como causalidad inversa: cuando alguien se está muriendo no consume mucha sal, lo que puede llevar a pensar que la muerte se debe al escaso consumo de sal, mientras que puede ser que la persona se esté muriendo por otra causa y por ello están ingiriendo menos sal.
PatatasImage copyrightThinkstock
Image captionPara ingerir menos sal hay que cocinar más en casa.
La sal es tóxica. El pan es la principal fuente de sal en Reino Unido, además de la comida en las cantinas, los restaurantes o los cereales.
Para ingerir menos sal, hay que cocinar más en casa, comer más pescado fresco, carne fresca, verduras...
En estos temas siempre hay debate, pero la evidencia es muy clara.
En Reino Unido, el NICE (Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Cuidados de Reino Unido) calculó que se ahorran 1.500 millones de libras al año con el programa de reducción del consumo de sal. Y no cuesta nada, es el programa más coste-efectivo de salud pública, por eso lo ha adoptado la OMS".

"Si quieres reducir tu presión sanguínea, es mejor dejar el alcohol"

Hugh Tunstall-Pedoe es profesor de epidemiología cardiovascular en la Universidad de Dundee, en Reino Unido.
"Creo que la evidencia de la relación entre la sal y la presión sanguínea es mucho más débil de lo que defiende mucha gente. No es apabullante, ni mucho menos.
En nuestro estudio medimos la excreción de sal, que es una medida del consumo de sal, durante 24 horas en 8.000 participantes. Es uno de los estudios más grandes que se han hecho.
Y la relación entre la excreción de sodio y la presión sanguínea es débil, mucho más débil que la relación entre la presión sanguínea y el consumo de alcohol o el peso corporal.
Si quieres reducir tu presión sanguínea, es mejor dejar el alcohol que el consumo de sal.
SalImage copyrightThinkstock
Image captionAlgunos expertos creen que las pruebas sobre los efectos de la sal son muy sólidas, mientras que otros lo ponen en duda.
El investigador McGregor (entrevistado arriba) dice que 24 horas no es tiempo suficiente para medir esa relación, pero es la mejor forma de superar las variaciones arbitrarias que puede haber en la realidad en el consumo de sal de la población.
Es la mejor metodología.
Además, les dimos seguimiento a los participantes, y más adelante volvimos a encontrar una correlación baja.
La presión sanguínea está bajando en el conjunto de la población, y el uso de internet está aumentando, pero esto no significa que lo segundo sea la causa de lo primero.
El hecho de que evolucionen al mismo tiempo es bueno para la historia (de que la sal aumenta la presión sanguínea), pero no la prueba.
Ha habido otros cambios en la dieta, en la práctica de ejercicio…El consumo de alcohol también está bajando y esto podría ser una causa.
Este tema da vueltas desde hace tiempo, ya existía antes de que hubiera una evidencia clara.
Si eres creyente, te quedas con todo lo que prueba tu teoría. Si tienes datos contrarios a esos prejuicios, puedes encontrar dificultades para que te los publiquen.
AlcoholImage copyrightThinkstock
Image captionHugh Tunstall-Pedoe cree que el alcohol está más relacionado con la presión sanguínea que la sal.
Nuestros datos no son convincentes y en la literatura hay gran diferencia en puntos de vista.
El tema no está resuelto, los resultados científicos son controvertidos, no hay consenso.
Pero siempre hay un dilema entre la ciencia y la salud pública. Las autoridades de salud pública quieren hacer declaraciones con consejos, cambiar el mundo para mejor, así que es más fácil que acepten un mensaje positivo que uno confuso.
Muchas decisiones de salud pública se toman antes de que haya evidencia muy clara. Las autoridades deciden en base a lo que se sabe en ese momento: es una guerra que se libra con inteligencia incompleta.
Yo soy escéptico sobre esto, pero también evito la sal porque creo en el principio de precaución: puede ser que evitarla sea bueno y no hay evidencia de que esto mismo sea perjudicial.
FUENTE:BBC