jueves, 4 de junio de 2015

Cinco verdades sobre el aparato digestivo

Aparato digestivoCuando el estómago de una persona hace ruidos, lo primero que pensamos es que tiene hambre.
Esto no es necesariamente cierto. Según un libro que está causando furor en Alemania puede deberse a que el aparato digestivo está autolimpiándose.
Traducido al español como"La digestión es la cuestión", el libro fue escrito por la microbióloga alemana Giula Enders y revela cómo funciona este órgano.
BBC Mundo le presenta cinco de los hechos que se destacan en el libro.
1 Los jugos digestivos funcionan como detergente en polvo
El intestino delgado tiene una longitud de tres a seis metros y es la parte de nuestro tracto digestivo que más trabaja.
Nos quiere ofrecer tanta superficie como sea posible para absorber los nutrientes de los alimentos, por lo que está lleno de diminutos pliegues, sin ellos, tendría que medir 18 metros para hacer su trabajo.
Nuestros jugos digestivos contienen los mismos agentes que los detergentes en polvo: enzimas digestivas y disolventes de grasa.
Los detergentes para lavar son eficaces en la eliminación de manchas, ya que digieren cualquier sustancia grasa, rica en proteínas o azucarada de la ropa, con ayuda del movimiento del tambor de la lavadora.
Eso es más o menos lo que sucede en nuestro intestino delgado.
Los jugos digestivos descomponen los hidratos de carbono, proteínas y grasas.
Las proteínas y los hidratos de carbono son transportados al torrente sanguíneo a través de la pared intestinal, absorbidos por los vasos sanguíneos, y llevados al hígado.
Aquí, las sustancias peligrosas se destruyen.
La sangre rica en nutrientes fluye entonces desde el hígado directamente al corazón.

2 Un filete permanece en el estómago durante seis horas

Chuleta de ternera
Las proteinas son más difíciles de digerir que los carbohidratos.
Una vez que la comida masticada llega al estómago, las paredes musculares empiezan moverla para descomponerla.
Con un empujón, la comida es lanzada contra la pared del estómago, rebota y cae.
El estómago agita la comida y la muele en partículas pequeñas, la mayoría de menos de 2 mm de diámetro, antes de que pasen al intestino delgado.
Los carbohidratos simples, como el pastel y el azúcar, tardan cerca de dos horas para descomponerse.
Las proteínas y las grasas permanecen en el estómago durante un tiempo considerablemente más largo.
Un filete puede facilmente permanecer en el estómago durante seis horas.
Es por esto que las comidas ricas en carbohidratos nos animan más rápidamente, pero las comidas con mucha carne o grasa nos mantiene llenos por más tiempo.

3 Por qué comer nos hace sentir somnolientos

Mujer durmiendo
Es normal sentir somnolencia después de comer.
Una razón por la que nos sentimos cansados y lentos después de comer es que ciertos mensajeros químicos liberados por el cuerpo cuando estamos llenos también estimulan las áreas del cerebro responsables del cansancio.
Este cansancio es tal vez un inconveniente para nuestro cerebro cuando estamos en el trabajo, pero es beneficioso para el intestino delgado.
Este funciona más eficazmente cuando estamos relajados.
La somnolencia significa que la cantidad óptima de energía está disponible para la digestión en lugar de tener que ser utilizada en otros lugares, y nuestra sangre no está llena de hormonas del estrés.

4 Qué significan los ruidos del estómago

Nuestro estómago hace ruido cuando tenemos hambre pero también cuando está en pleno proceso de limpieza.
Alrededor de una hora después de que el intestino delgado ha terminado de digerir, una contracción muscular grande, ruidosa y ondulada barre las sobras desde el estómago hacia el intestino para dejar el estómago vacío y limpio.
Comer entre comidas detiene este proceso.
El picoteo constante significa que no hay tiempo para la limpieza.
Esta es una razón por qué algunos nutricionistas recomiendan un espacio de cinco horas entre las comidas, aunque no hay evidencias científicas que demuestran que el intervalo debe ser precisamente este período de tiempo.

5 ¿Con qué frecuencia debe ir al baño?

El intestino grueso es donde se procesa el resto de comida que no ha sido digerido por el intestino delgado, como la fibra indigestible.
Mujer con papel higiénico
No todo el mundo va con la misma frecuencia al baño.
El tiempo de procesamiento de estas sobras es de alrededor de 16 horas.
De este modo, ayuda al cuerpo a extraer las sustancias que incluyen minerales importantes como el calcio, que sólo pueden ser absorbidos adecuadamente aquí.
El tiempo promedio para que la comida vaya del tenedor al baño es de un día - las tripas más rápidas lo logran en ocho horas mientras que las más lentas pueden tardar tres días y medio.
El intestino grueso tiene tres secciones: el colon ascendente, transverso y descendente.
Por lo general, cuando vamos al baño, vaciamos la última sección para llenarse al día siguiente.
Para la mayoría de la gente, el contenido de su intestino grueso es suficiente para una evacuación al día.
Sin embargo, las personas que llenan su intestino grueso con suficiente volumen pueden tener que ir al baño dos o tres veces al día.
Tres cuartas partes de las heces son agua, para asegurar que es lo suficientemente suave para pasar fácilmente.
Una tercera parte de la materia sólida es la bacteria que nuestro cuerpo no necesita más.
Otro tercio se compone de fibra vegetal no digerible, y el tercio restante se compone de sustancias de las que el cuerpo quiere deshacerse como restos de medicamentos, colorantes alimentarios o colesterol.
Fuente: BBC Salud.

miércoles, 3 de junio de 2015

Mitos y verdades sobre el café

Café
Café Thinkstock Photos
Halagado por muchos y criticado por otros, el café estuvo siempre en el eje de la polémica. Aquí, los últimos hallazgos y la opinión de varios expertos sobre las preguntas que todos nos hacemos.

El café puede reducir el dolor
Después del agua, el café es la segunda bebida más consumida del mundo: se estima que se toman 2.500 millones de tazas por día. Tan cotidiano como enigmático, es blanco de muchas leyendas urbanas. Veamos algunos ejemplos:
“Es bueno para el desayuno”
VERDADERO. “Comenzar el día con un café nos da optimismo y energía. Además, gracias al efecto estimulante de la cafeína, nos ayuda a mejorar la concentración”, dijo la nutricionista Andrea Rochaix en un evento organizado por la Cámara Argentina del Café, al que asistió Entremujeres. También sería un aliado para quienes van al trabajo en auto. “Un estudio realizado en 2006 demostró que tomar una taza de esta infusión reducía el sueño y los errores al conducir”, agregó la especialista.
“Con un cafecito alcanza”
FALSO. “Desayunar es algo más que tomar un té, café o mate: las infusiones no aportan prácticamente ningún nutriente”, alerta el doctor Adrián Cormillot en su libro La comida no engorda, ¿por qué engordamos nosotros? (editorial Planeta). “Idealmente, el desayuno debe incluir alimentos de al menos cuatro de los grupos básicos: lácteos, cereales, frutas, azúcares y grasas, pero eso puede ser difícil de lograr en una cultura como la nuestra. Lácteos y cereales – como el pan – no pueden faltar”, detalla.
“El café engorda”
FALSO. “Una taza de café aporta solo dos calorías”, explica Andrea Rochaix. “Aumenta la taza metabólica, por lo que nuestro cuerpo tiene mayor capacidad de quemar calorías, y estimula la termogénesis, que es otra manera de liberar energía. Además, como contribuye a generar sensación de saciedad, es un complemento en caso de necesitar controlar el peso”, agrega la nutricionista. Como novedad, cuenta que tiene “efecto prebiótico” (eso que está de moda en los yogures) que actúa como una fibra y estimula el funcionamiento del intestino.
“Puede producir celulitis”
VERDADERO. “Cuando hay predisposición, debemos estar alertas para que la celulitis no nos sorprenda. Es sumamente importante tener una vida sana, tomar mucho líquido, evitar los alimentos muy salados, los picantes y los embutidos. También el café, el té, y el cigarrillo”, enumera la doctora Laura Alfie, dermatóloga y directora médica de Clider, en una nota de Entremujeres. “Para retardar la aparición de piel de naranja es conveniente reducir la ingesta de café”, coincide en otro artículo la doctora Marta Tielas, ginecóloga, dermatóloga y cirujana del Centro Médico Láser AEGYNA.
“Alivia los dolores”
VERDADERO. Un grupo de científicos noruegos demostraron que el café puede reducir la sensación de dolor físico. Durante el estudio, publicado en BMC Research Notes, los voluntarios que consumieron la bebida experimentaron un 14% menos de malestar en los hombros y el cuello. Además, gracias a su contenido de cafeína, esta infusión ayuda a reducir los dolores de cabeza.
“Sirve para hidratarnos”
NI FALSO NI VERDADERO. El café aporta líquido, un nutriente básico y con muchas funciones para nuestro organismo. Sin embargo, los expertos creen fundamental alcanzar, por día, la meta de dos litros de agua sin agregados, es decir, sin considerar la ingesta de café, mate, té, o frutas. Sugieren alcanzar esa cantidad tomando agua pura: aquella mineral natural que compramos en botellas y también la proveniente de la canilla.
“Es rico en antioxidantes”
VERDADERO. Es uno de los principales atributos del café. Una taza de 200 ml. proporciona entre 70 y 350 mg. de ácido clorogénico con capacidad antioxidante, según datos proporcionados por Nestlé. Esto le permite atrapar radicales libres, que son moléculas que tienen que donar oxígeno y son altamente reactivas e inestables. El cuerpo tiene que desactivar estos radicales para evitar que causen daño a las células, y una buena defensa son los antioxidantes.
“Con varios cortados por día se cubre el calcio necesario”
FALSO. “Si la ingesta solo va a consistir en eso, no alcanza; primero porque no se cubrirían el mínimo recomendado de tres lácteos al día y, segundo, porque se estaría combinando la leche con cafeína, que no afecta la absorción del calcio siempre y cuando se cubra el número de porciones recomendadas”, opina la nutricionista Viviana Viviant, autora del libro Leche, yogur & queso, sanadores mas allá de los huesos. ¿Su consejo? Tomar leche con café (y no al revés), como es el caso de la lágrima.


martes, 2 de junio de 2015

Obesidad y Artrosis de rodilla

                        
Existen factores en su aparición  que no son modificables, como la edad y la genética, pero existe un factor muy importante que si es modificable que es el sobrepeso. Múltiples estudios científicos  reportan la asociación de obesidad con artrosis, pero no solamente en las rodillas, sino en todas las articulaciones del cuerpo. Por ejemplo, el estudio Artrocad, de España, reporta que el 50 % de los pacientes con artrosis tienen obesidad.
Las personas que tienen un sobrepeso de un 20% tienen de 7-10 veces más riesgo de padecer artrosis de rodilla. Por lo tanto la pérdida de peso puede  prevenir la enfermedad, y  aliviar los síntomas, una vez que  la artrosis ya se ha desarrollado.
1. ¿Por qué existe esta asociación entre artrosis de rodilla y obesidad? 
Hay dos mecanismos distintos para explicar el papel de la obesidad en la artrosis de, uno es obvio: no  es lo mismo para una rodilla soportar 65 kilos que 90, el desgaste del cartilago tiene que ser mayor en el segundo caso.
El otro es menos obvio: Los pacientes obesos tienen en su  sangre niveles hormonales alterados que aceleran el desgaste del cartílago y promueven la inflamación. Estas hormonas son la leptina, interleu-kina-1 y factor de necrosis tumoral. De hecho, no solamente aumenta el riesgo de artrosis en las rodillas sino tambien en las manos y codos, que son articulaciones que no soportan peso.
2. ¿Bajar de peso me va a quitar el dolor de las rodillas? 
Si la artrosis ya está instalada  no va a quitar el dolor completamente, pero definitivamente lo va a disminuir. En artrosis severa tal vez sean necesarias otras medidas como el reemplazo articular. Un estudio reciente de la universidad John Hopkins de Estados Unidos reporta que con sólo bajar 7 kilos disminuye el 50 % de los síntomas de la artrosis de rodilla.
3. ¿Por qué es importante el ejercicio?
Por dos razones: Primero porque usted va a rebajar porque gasta más calorias. 
Lo segundo es que el movimiento previene la destrucción del cartilago articular y mejora la nutrición del mismo. Sin embargo el ejercicio debe ser de bajo impacto: Natación, bicicleta, o simplemente caminar.
4. ¿Cuánto peso menos soportan mis rodillas si rebajo?
Si una persona pierde cinco kilos, cada rodilla estará  sujeta a 20.000 kilos  menos de carga por cada dos Kilómetros que camine, o sea, el peso de cuatro vehiculos tipo sedán.
5. ¿Qué puedo hacer para rebajar?
Dificil pregunta. Hay que aceptar que la obesidad es una enfermedad crónica, no tiene cura sino tratamiento. Aquì les muestro algunas reglas que pueden ayudarle:
1) Procure disminuir el consumo de carbohidratos, como el azucar, pan, tortas.  Use edulcorantes como el "splenda" o sacarina.
2) Consuma proteinas en las mañanas, como atún, sardinas, pollo. Estos alimentos actúan como "aceleradores" del metabolismo.
3) Tome leche descremada. 
4) Consuma frutos secos entre comidas para "engañar" el hambre.
5) No tome jugos, consuma las frutas en trozos.
6) Mejor son muchas comidas pequeñas que pocas grandes. Periodos largos de ayuno no son buenos.
7) Consuma arroz integral, arepas con harina integral o con afrecho.
8) Disminuya el consumo de bebidas alcohólicas, especialmente la cerveza.
9) Solicite evaluación por un nutricionista.
10) Haga ejercicio, previa evaluación por un médico.

Fuente: traumatologo.com

viernes, 27 de febrero de 2015

70% de daño solar a piel se produce antes de los 18 años

Actividades que no suelen asociarse con la necesidad de utilizar un protector solar, como salir a andar en bicicleta, jugar al fútbol en la canchita del barrio o ir a los juegos de la plaza durante horas, también cuentan a la hora de cuidar nuestra piel.
Según un informe de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), el 70% del daño solar en la piel se produce antes de los 18 años. Es más, la mitad de la exposición solar que una persona debería tener durante su vida, hoy se recibe en las dos primeras décadas de vida.
Y esa acumulación, en la que también influyen los malos hábitos de exposición al sol y una pasión muchas veces desmedida por el bronceado, no es para nada gratuita. Los rayos ultravioleta inducen el fotoenvejecimiento de la piel.

 

"Debemos educarnos y educar a nuestros chicos para que no tengan tanta exposición en sus primeros años de vida", recomendó el doctor Jorge Laffargue, integrante de la Unidad de Dermatología del Hospital Pedro de Elizalde y miembro de la SAD. A través de un comunicado, la institución insta a la población a adoptar unos pocos cuidados simples y de probada efectividad para proteger la salud de la piel, como no tomar sol entre las 10 y las 16, y utilizar un protector con factor de protección solar (FPS) 30 "como mínimo", según precisó ayer a LA NACION el doctor Roberto Glorio, secretario general de la SAD.
En general, aunque varía según la sensibilidad de la piel, los signos más comunes de los daños que produce el fotoenvejecimiento van más allá de las arrugas. Pueden aparecer manchas y surcos profundos, la piel puede cambiar de color (se vuelve más amarillenta) y perder grosor, lo que hace también que empiecen a traslucirse los vasos sanguíneos.
La consecuencia más grave de la fotoexposición es la aparición de tumores cutáneos, como el carcinoma basocelular, que es el más común en el 60% de los casos, o el melanoma, que aparece como si fuera un lunar que cambia de forma, tamaño o color. Es por esto que la SAD recomienda consultar a un dermatólogo ante la aparición de cualquier signo o lesión sospechosa. Esto permite realizar un diagnóstico a tiempo.
"Queremos que la población conozca la importancia de la fotoprotección desde la infancia -precisó Glorio, que también es docente autorizado de la UBA-. Al ser acumulativo el daño solar, lo que una persona pueda hacer a los 30 o 40 años para revertirlo tendrá poco efecto. La prevención y el cambio de ciertos hábitos de exposición al sol, que a veces están muy arraigados en la cultura local, son fundamentales."
Ambos especialistas coincidieron en la necesidad de estar muy alerta a las lesiones que pueden aparecer en la piel. "Quienes sufrieron grandes quemaduras y las personas con piel y ojos claros, o con muchos lunares tienen que tomar conciencia de que deben utilizar un FPS adecuado. Y el valor más bajo debe ser 30", indicó Glorio.


Una tarea complicada cuando se trata de prevenir es la elección del protector solar. Los hay en spray o crema, con más o menos vitaminas, y hasta con o sin color. Pero también ofrecen hasta repararnos el ADN mientras la piel se pone roja. "Se ven envases que ofrecen un FPS 8 y productos que combinan bronceador más protector, lo que es una contradicción porque si broncea no protege -aclaró Glorio-. En realidad, en ese caso, es importante saber que el contenido incluye más bronceador que protector."
Los más efectivos, y no necesariamente más costosos, según una recorrida por los estantes de varias farmacias, son los que se denominan protectores solares de amplio espectro. "La FDA [la agencia de los Estados Unidos similar a la Anmat] estableció que esos protectores no sólo protegen contra quemaduras, sino que también protegen la piel del envejecimiento prematuro y el cáncer. En cambio, el resto de los productos sólo previenen las quemaduras", dijo el experto.
Cuando la piel es clara, bastan 10 minutos de exposición para que aparezca el color rojo que indica que una quemadura solar incipiente. En una piel más oscura, en tanto, ese proceso tarda unos 20 minutos. "El FPS es un valor que indica cuánto tiempo más podemos permanecer al sol. Una piel blanca protegida con un FPS 15, demorará 15 veces más en tomar el color rojo, es decir, unas 2,5 horas -detalló Glorio-. Y una piel oscura tendrá 5 horas de protección."
En los chicos, también importa la edad. Antes de los 6 meses, no deben quedar expuestos al sol porque la piel aún no tiene capacidad de defensa. A partir de esa edad, hay que aplicarles un producto con FPS de entre 40 y 50, y de acción física y química. "Es el que muchas veces vemos en la playa que deja una película blanca sobre la piel -aclaró-. Y no es necesario utilizar un FPS 100, ya que no brinda mucha más protección que uno de 50 como se cree. Ambos protegen al 99%, así que con 50 es suficiente."

Consejos útiles

  • Aire libre : cualquiera sea la actividad que se realice, siempre hay que estar protegidos del sol. Las nubes permiten el paso de la radiación UV, mientras que la arena, el agua y la nieve reflejan los rayos y potencian su acción.
  • Mirar el reloj: entre las 10 y las 16, hay que optar por la sombra porque es el horario en el que los rayos UV A y B son más dañinos.
  • Protector solar: elegir los de amplio espectro (que protegen contra los rayos UV A y B), con FPS 30 como mínimo. Aplicarlo 20-30 minutos antes de cada exposición y cada 2 o 3 horas.
Estar alerta: hay que controlar las manchas o lesiones sospechosas en el cuerpo para poder consultar a tiempo.
 
Fuente: noticias de la ciencia

martes, 24 de febrero de 2015

Medicamentos que pueden producir calambres






A medida que pasan los años, existen más probabilidades de sufrir calambres nocturnos en las extremidades inferiores, una sensación repentina de intenso dolor que puede durar desde unos segundos hasta quince o más minutos. De hecho, algunos estudios sugieren que más de dos tercios de las personas mayores han experimentado estos dolorosos espasmos.

Los calambres nocturnos en las extremidades inferiores suelen afectar los músculos de la pantorrilla, pero también pueden producirse en los pies o en los muslos. Los calambres obedecen a diversas causas: largos períodos de inactividad (por ejemplo, quedarse sentado o parado en superficies duras durante mucho tiempo), uso de calzado incómodo o de calzado con tacones altos, deshidratación (que puede causar una reducción de los electrolitos esenciales para el adecuado funcionamiento muscular), algunas afecciones, tales como la diabetes y el edema y, por último, ciertos medicamentos.
Varios adultos mayores en una sala de espera - medicamentos que causan calambres

A continuación, se detallan los ocho tipos de fármacos que con mayor frecuencia pueden producir calambres nocturnos en las piernas. Si usted está tomando alguno de ellos y sufre calambres, debe consultar con su médico u otro profesional de la salud sobre la posibilidad de ajustar la dosis o cambiarlo por otro tipo de medicación o tratamiento.

Si no está tomando ninguno de estos fármacos, sería, de todas maneras, muy sensato consultar con su médico si cada tanto sufre algún calambre durante la noche. En la mayoría de los casos, los calambres en las piernas son inofensivos. Sin embargo, podrían ser también una señal de un problema de salud subyacente, en especial si usted además presenta debilidad muscular, inflamación, entumecimiento o dolor persistente.
Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

1. Diuréticos del asa de acción corta

Por qué se recetan: Los diuréticos (también denominados píldoras de agua) se utilizan en el tratamiento de la hipertensión, la insuficiencia cardíaca congestiva y el edema, entre otras afecciones. Los diuréticos ayudan al organismo a eliminar el exceso de líquidos a través de la orina.

Los diuréticos del asa de acción corta, así denominados porque son eliminados rápidamente del organismo, incluyen la bumetanida (Bumex) y la furosemida (Lasix, Puresis).

Por qué pueden causar calambres en las piernas: Los diuréticos incrementan la excreción de ciertos  electrolitos —como el sodio, el cloruro y el potasio— a través de la orina. Y los bajos niveles de estos electrolitos pueden causar fatiga extrema y debilidad muscular, así como también dolores articulares, óseos y musculares.

Alternativas: Una dosis baja de un diurético de asa de acción prolongada, tal como la torsemida (Demadex), puede reducir el riesgo de pérdida de electrolitos. También podría ser de ayuda reducir el consumo de sal, hacer más actividad física y controlar la ingesta de líquidos. Sin embargo, tenga cuidado con los sustitutos de la sal, ya que casi todos contienen cloruro de potasio y también pueden causar desequilibrios electrolíticos. Asegúrese de consultar a un profesional de la salud antes de iniciar un nuevo plan de ejercicios.

2. Diuréticos tiazídicos

Por qué se recetan: Los diuréticos tiazídicos comúnmente se utilizan en el tratamiento de la hipertensión, aunque también se indican para tratar la insuficiencia cardíaca congestiva, el edema y otras afecciones.

Algunos ejemplos de diuréticos tiazídicos son la clorotiazida (Diuril), la hidroclorotiazida (Microzide), la indapamida (Lozol) y la metolazona (Zaroxolyn).

Por qué pueden causar calambres en las piernas: Al igual que los diuréticos de asa de acción corta (mencionados anteriormente), los diuréticos tiazídicos pueden causar una reducción de los electrolitos esenciales, lo cual produce calambres en las piernas y otros problemas musculares serios.

Alternativas: Consulte a su proveedor de asistencia médica sobre la pertinencia de cambiarlo por un diurético de asa de acción prolongada, administrado en dosis bajas —tal como la torsemida (Demadex), que puede reducir de manera significativa el riesgo de pérdida de electrolitos— , o por otra medicación antihipertensiva. También podría ser de ayuda reducir el consumo de sal, hacer más actividad física y controlar la ingesta de líquidos. Sin embargo, tenga cuidado con los sustitutos de la sal, ya que casi todos contienen cloruro de potasio y también pueden causar desequilibrios electrolíticos. Asegúrese de consultar a un profesional de la salud antes de iniciar un nuevo plan de ejercicios.



3. Betabloqueantes



Por qué se recetan: Los betabloqueantes suelen utilizarse en el tratamiento de la hipertensión y las arritmias (anormalidad en el ritmo cardíaco). Estos fármacos desaceleran el ritmo cardíaco y disminuyen la presión arterial al bloquear el efecto de la hormona adrenalina. Los betabloqueantes también se usan en el tratamiento de la angina de pecho, migrañas, tremores y, en la forma de gotas oculares, para ciertos tipos de glaucoma.
Ejemplos: atenolol (Tenormin), carvedilol (Coreg), metoprolol (Lopressor, Toprol), propranolol (Inderal), sotalol (Betapace), timolol (Timoptic) y otros fármacos cuyos nombres químicos terminan en “-olol”.
Por qué pueden causar calambres en las piernas: Durante más de veinte años, los investigadores han sabido que los betabloqueantes pueden producir calambres en las piernas, pero aún no han determinado la causa. Ciertos estudios han demostrado que los betabloqueantes pueden provocar el estrechamiento de las arterias en las extremidades inferiores y superiores, lo cual reduce el flujo sanguíneo en ellas. Esta es la razón por la cual algunas personas que toman betabloqueantes tienen las manos y los pies fríos, afección conocida como vasoconstricción periférica. (Si usted experimenta este efecto colateral, es importante que se lo comente a su médico lo antes posible). Dado que suele transcurrir un tiempo entre el inicio del tratamiento con un betabloqueante y la aparición de los calambres en las piernas —desde algunos meses hasta más de dos años—, es común que los pacientes no sospechen de la vinculación entre el medicamento y los calambres.

Alternativas: Para las personas mayores, los bloqueadores de los canales de calcio a base de benzodiacepina, otro tipo de medicación antihipertensiva, suelen ser más seguros y más eficaces que los betabloqueantes.
4. Estatinas y fibratos
Por qué se recetan: Las estatinas y los fibratos se utilizan para tratar el colesterol elevado. Las estatinas de mayor venta son la atorvastatina (Lipitor), la rosuvastatina (Crestor) y la simvastatina (Zocor); el fibrato más vendido es el fenofibrato (Tricor).

Por qué pueden causar calambres en las piernas: Ciertos estudios demuestran que las estatinas pueden inhibir la producción de células satélite en el músculo, lo cual interfiere con el crecimiento muscular. Algunos investigadores también han sugerido que las estatinas pueden, a nivel celular, reducir el nivel de energía. El dolor y la debilidad musculares en todo el cuerpo pueden ser síntomas de rabdomiólisis inducida por la estatina: la necrosis del músculo esquelético que provoca la liberación de fibras musculares en el torrente sanguíneo y, a veces, daño en los riñones. Asimismo, los adultos mayores que toman estos fármacos presentan un riesgo mayor de desarrollar sarcopenia, o pérdida degenerativa de la masa muscular y la fuerza, asociada con el envejecimiento.

Alternativas: Si usted es uno de los tantos millones de estadounidenses de edad a los que no se les ha diagnosticado enfermedad cardíaca, pero que está tomando estos medicamentos para disminuir su nivel de colesterol apenas elevado, pregúntele al médico o a otro proveedor de asistencia médica sobre la posibilidad de reducir el colesterol mediante un cambio en la alimentación. También podría intentar disminuir los niveles de homocisteína en la sangre  —vinculada con niveles de colesterol elevados— mediante una combinación de vitamina B12 en presentación sublingual (comprimido que se coloca y se disuelve debajo de la lengua) (1.000 mcg diarios), ácido fólico (800 mcg diarios) y vitamina B6 (200 mg diarios).


5. Agonistas beta-2

Por qué se recetan: Los agonistas beta-2 son broncodilatadores, fármacos que relajan los músculos lisos que rodean los bronquios y facilitan la respiración. Suelen prescribirse para aliviar los síntomas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Los agonistas beta-2 se suministran a través de un inhalador, que proporciona una dosis medida de la sustancia en aerosol; y también en forma de píldoras o inyectable a pacientes que no pueden usar inhaladores.

Los agonistas beta-2 incluyen el albuterol (Proventil, Ventolin), el formoterol (Symbicort), el levalbuterol (Xopenex), el metaproterenol, el pirbuterol (Maxair), el salmeterol (Advair) y la terbutalina.



Por qué pueden causar calambres en las piernas: Los investigadores aún no saben por qué los agonistas beta-2 pueden producir calambres en las piernas.

Alternativas: Si a usted le prescribieron un agonista beta-2 para una afección distinta de la enfermedad pulmonar, pregúntele al médico u otro proveedor de asistencia médica sobre la posibilidad de cambiar la medicación o realizar otro tipo de tratamiento. Revisiones sistemáticas de estudios realizados han determinado que los agonistas beta-2 no brindan un alivio significativo a pacientes que no sufren de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, pero presentan un cuadro de tos o bronquitis aguda.

Si usted sufre de enfermedad pulmonar, sería conveniente que consulte con su médico sobre la posibilidad de cambiar el agonista beta-2 por un bromuro de tiotropio (Spiriva), un tipo distinto de broncodilatador de acción prolongada, una vez al día. Se ha demostrado que la Spiriva es mucho más eficaz que los agonistas beta-2 para mejorar el estado de salud general de los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

6. Inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (ACE)
Por qué se recetan: Los inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (ACE) se utilizan en el tratamiento de la hipertensión, la insuficiencia cardíaca congestiva y otras afecciones. Estos fármacos ayudan a relajar los vasos sanguíneos, al evitar que el organismo produzca angiotensina II, una hormona que provoca el estrechamiento de los vasos sanguíneos y, a su vez, el incremento de la presión sanguínea.

Algunos ejemplos de los inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina son el benazepril (Lotensin), el captopril (Capoten), el enalapril (Vasotec), el fosinopril, el lisinopril (Prinivil, Zestril), el moexipril (Univasc), el perindopril (Aceon), el quinapril (Accupril), el ramipril (Altace) y el trandolapril (Mavik).

Por qué pueden causar calambres en las piernas: Los inhibidores ACE pueden causar la acumulación de potasio en el organismo (otro tipo de desequilibrio electrolítico), lo cual puede producir calambres en las piernas y dolores articulares, óseos y musculares.

Alternativas: Si usted está tomando un inhibidor de la enzima de conversión de la angiotensina por un problema cardiovascular, consulte con su médico sobre la posibilidad de cambiarlo por un bloqueador de los canales de calcio a base de benzodiacepina, otra forma de medicación antihipertensiva, a menudo bien tolerada por los adultos mayores. Esto es particularmente importante en el caso de los afronorteamericanos y los asiáticoestadounidenses, quienes, debido a las diferencias en su sistema de renina-angiotensina, presentan una incidencia mucho mayor de efectos adversos.

Si, además de su afección, usted presenta retención de líquidos, su médico quizá quiera agregar una dosis baja de algún diurético de asa de acción prolongada, tal como la torsemida.




8. Antipsicóticos

Por qué se recetan: Los antipsicóticos se utilizan en el tratamiento de la esquizofrenia,  el trastorno bipolar y otros trastornos psiquiátricos serios. Los medicamentos antipsicóticos también suelen prescribirse para otros trastornos no mencionados en el prospecto, tales como la agitación y la depresión.

Entre los antipsicóticos más comúnmente prescriptos se encuentran el aripiprazol (Abilify), la clorpromazina (Thorazine), el haloperidol (Haldol), la olanzapina (Zyprexa), la risperidona (Risperdal) y la ziprasidona (Geodon).

Por qué pueden causar calambres en las piernas: Los antipsicóticos son potentes depresores del sistema nervioso central. Entre los efectos colaterales hallados en estudios se incluyen la fatiga, el letargo y la debilidad. Todos estos fármacos también disminuyen los niveles de dopamina, lo cual puede provocar somnolencia, rigidez muscular y calambres musculares. El déficit serio de dopamina causado por el uso continuado de antipsicóticos puede provocar rigidez muscular y trastornos de movimiento a menudo irreversibles, tales como la acatisia (necesidad imperiosa de moverse constantemente) y la discinesia tardía (síndrome caracterizado por movimientos corporales repetitivos e involuntarios).

Alternativas: Consulte a su médico u otro proveedor de asistencia médica sobre la pertinencia de reducir la dosis o cambiarlo por otra medicación, en especial si a usted le han prescripto un antipsicótico por problemas de insomnio, ansiedad o depresión.

Fuente: aarp.org